fbpx

El dinero no da la felicidad, pero prefiero llorar en un Ferrari.

Nunca he visto a nadie llorando dentro de un 458 Italia.